Todo y nada

En la Biblia hay tres versículos que nos hablan de “todo” que nos conviene recordar cada día:

“Todo es posible para aquel que cree.” (Marcos 9:23)

“Todo lo puedo en Aquel que me conforta.” (Filipenses 4:13)

“El amor todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta.” (1 Corintios 13:7)

También hay tres versículos que nos hablan de “nada” que es preciso tener en cuenta:

“El Señor es mi pastor, nada me falta.” (Salmos 23:1)

“Nada es imposible para Dios.” (Lucas 1:37)

“Nada nos separará del amor de Dios.” (Romanos 8:39)

Cuando descubrimos y experimentamos esos tres “todos” y esas tres “nadas”, vivimos con gran plenitud y siempre capacitados para asumir la misión que Cristo nos ha confiado cuando nos envió al mundo diciendo:

“Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos […].” (Mateo 28:18-19)

Fuente: Revista Nuevo Pentecostés