8. La felicidad familiar, ¿es posible?

¿HAY BUENAS NOTICIAS PARA NOSOTROS?

La familia forma parte del proyecto de Dios para la felicidad de las personas en esta tierra. El matrimonio es la unión permanente entre un hombre y una mujer (Mateo 19:3-9), que debe expresar la alianza y la fidelidad de Cristo con su Iglesia (Hebreos 13:4 y Efesios 5:21-33). Cuando se presentan los problemas, hay que esforzarse en resolverlos con un amor comprometido que lo cambia todo (1 Corintios 13:4-7), teniendo en cuenta que la separación o el divorcio no son los mejores medios para solucionarlos (1 Corintios 7:10-11).

Mensaje de esperanza8

Dios desea la felicidad para los hijos y por eso, la Biblia les da orientaciones sabias para su provecho y su bien dentro de la familia (Eclesiastés 12:1 y Efesios 6:1-3). Los padres deben contribuir al bien de sus hijos en todas las cosas, especialmente en el amor a Dios (Deuteronomio 6:4-7) y en el buen camino (Proverbios 22:6). Los padres han de ser para sus hijos los primeros que les anuncien el amor de Dios con su palabra y con su ejemplo. La disciplina y la corrección en el amor serán de gran ayuda para el bien de los hijos (Proverbios 22:15 y Hebreos 12:5-8).

La familia cristiana es una iglesia doméstica porque es una auténtica comunidad de fe, esperanza y caridad. Por eso es tan importante que la familia dedique tiempo a orar juntos y a leer la Palabra de Dios cada día, ayudándose de esta manera a vivir como auténticos cristianos. También es muy importante dedicar un día a la semana a tener un encuentro familiar en el que poder compartir las alegrías y las dificultades de la semana, donde todos puedan ser escuchados y aprendan a expresar todo cuanto forma parte de la vida diaria.

El día del Señor

El domingo es el día del Señor y el primer día de la semana (Marcos 16:2), que significa la nueva Creación inaugurada con la Resurrección de Jesucristo. Es el día más importante de toda la semana en el que los cristianos se reúnen para la celebración de la Eucaristía. Es el momento en el que las familias acuden a la Iglesia para rendir culto a Dios y escuchar su Palabra juntos. La Biblia menciona dos tipos de reuniones más que se dan en la Iglesia, además de la Cena del Señor o Fracción del Pan (Hechos 2:42), pensadas para el crecimiento y el fortalecimiento de todos los miembros de la familia:

– La congregación o reunión de tamaño medio donde fomentar amistades cristianas sólidas (formación, retiros, música, etc.).

– La célula o grupos pequeños que se reúnen para estudiar la Biblia, recibir catequesis, orar y compartir entre hermanos.

Cuando Dios habita en una familia, la felicidad abunda en todos sus miembros.

Mensaje de esperanza83