10. ¿Todas las religiones son iguales?

¿HAY BUENAS NOTICIAS PARA NOSOTROS?

Las religiones expresan el deseo humano por llegar a Dios, mientras que el cristianismo manifiesta el deseo de Dios por alcanzar el corazón del ser humano por medio de Jesucristo. A escala mundial, el cristianismo sobrepasa a todas como la más numerosa.

.

El hecho de que la Biblia afirme que Jesús es el único camino a Dios (Juan 14:6), no quiere decir simplemente que eliminamos a todas las demás religiones como equivocadas o diabólicas. Algunas partes de la verdad se pueden también encontrar en otras religiones. Esto se debe a que Dios se ha revelado parcialmente en la creación y en el ser humano, de manera especial, porque fue creado a su imagen con una conciencia que le permite distinguir el bien del mal, y con un corazón que siempre anhela algo más debido a un vacío con la forma de Dios que nada ni nadie más puede llenar.

Es comprensible, por tanto, que encontremos cosas buenas en muchas religiones, debido a que ese hambre nos lleva a buscar a Dios, aunque sea por caminos equivocados. Sin embargo, no podemos afirmar que todas las religiones son igualmente verdaderas, como si se tratara de diferentes caminos para llegar al mismo lugar, ya que ninguno de nosotros es capaz de encontrar a Dios por sí mismo. Es Dios mismo el que ha tomado la iniciativa y se ha revelado plenamente en la Persona de Jesús, el único que es la verdad y en quien todos podemos encontrar esa verdad infalible y completa (Juan 14:6).

Cristianismo y sectas

Junto a la Iglesia católica, la única que tiene una historia de 2000 años, y las iglesias ortodoxas, podemos diferenciar las iglesias surgidas de la reforma protestante del siglo XVI de los nuevos movimientos religiosos, considerados sectarios, que han ido apareciendo durante los siglos XIX y XX.

La Biblia predijo que habría falsos profetas que engañarían a mucha gente (Mateo 24:11), falsos maestros que enseñarían el error (2 Pedro 2:1) y falsos apóstoles y obreros disfrazados de apóstoles de Cristo (2 Corintios 11:13). Jesús mismo nos advirtió que tuviéramos cuidado de estos falsos cristianos que se presentan como cristianos verdaderos, pero cuyo cimiento auténtico no es Jesucristo (Mateo 7:15-27).

Todos conocemos personas de buena voluntad que han sido engañadas por estos grupos, por eso es tan importante seguir el consejo que nos da Jesús de permanecer en su Palabra para conocer la verdad que nos hace libres (Juan 8:31-32). Debemos mantenernos firmes en su Cuerpo, la Iglesia, como garantía para vivir en la verdadera libertad de Cristo (Gálatas 5:1).