¿Por qué y cómo debo contárselo a otros?

Esta sesión nos invita a dar un paso adelante para tomar conciencia de que tenemos algo que contar a las personas. Es cierto que nadie puede dar lo que no tiene, pero cuando el amor de Dios ha cautivado nuestro corazón ya no hay excusa para dejar de hablar de aquello de lo que nosotros hemos sido testigos en primera persona.

¿Deseas que tu fe crezca y se vaya fortaleciendo cada día más? Esto sucede cuando la compartes con los demás y no te la guardas para ti, ya que es demasiado importante y la mejor de las noticias para este mundo tan necesitado.