Me enamoro más

He creado este video para agradecer a Dios su gran amor que ha cambiado mi vida. Ya han pasado más de 25 años desde que Él me llamó a seguirle y cada día consigue enamorarme más y más. ¡Gracias, Señor, por tu fidelidad!

Viktor Frankl afirmó que “toda persona tiene su propia misión o vocación específicas en la vida… En ellas no puede ser reemplazada, ni su vida puede repetirse. De modo que la tarea de cada uno es tan única como su oportunidad específica para llevarla a cabo”. Que descubramos que nuestra tarea es hacer una diferencia en este mundo y aportar valor a la vida de las personas, compartiendo con ellas el amor de Aquel que ha cambiado nuestra vida y lo cambia todo.

Imagínate navegando y contemplando el vasto mar ante ti. Alargas la mano, la introduces en el agua y te la llevas hacia ti; inmediatamente el agua empieza a filtrarse entre tus dedos hasta que la mano queda vacía. Esa agua es la vida de un hombre o una mujer. Desde que nacemos hasta que morimos se nos escapa de las manos hasta que desaparece, junto con todo lo que más apreciamos en este mundo. Y sin embargo, el Reino que vino a traer Jesús de Nazaret, por el que yo vivo, es como el resto del agua del mar. El ser humano vive por esa copa de agua que se desliza entre sus dedos pero aquellos que siguen a Jesús viven por esa infinita extensión de mar.

“La gratitud nos permite acceder a la plenitud de la vida. Hace que lo que tenemos nos baste y sobre. Torna el rechazo en aceptación, el caos en orden, la confusión en claridad. Puede transformar una comida en un banquete, una casa en un hogar, un extraño en un amigo. Le confiere sentido a nuestro pasado, pone paz en nuestro presente y amplía nuestros horizontes de cara al futuro.” (Melody Beattie)

Mi gratitud y agradecimiento a Dios se convierte ahora en canción que deseo compartir contigo…

Onofre Sousa